Actualización normas de seguridad del centro zen

Aqui puedes descargar la última actualización de las normas de seguridad del Centro Zen, adaptada a las medidas de seguridad e higiene para la prevención de la COVID 19, dictadas por el Gobierno y el Ministerio de Sanidad y. Es muy importante leer esta información antes de acudir a la práctica presencial.

dos charlas dharmas

Dos Charlas Dharmas dadas el 15 de agosto durante la Práctica de los 49 días para Myong Hae Sunim, Monasterio Su Bong, Hong Kong

ALMA POTTER JDPSN:

«Matsuo Basho escribe:

La campana del templo se detiene.

Pero el sonido sigue saliendo de las flores.

Myong Hae Sunim era una gran campana del templo.  Ahora el sonido de esa campana se ha detenido.  Pero nunca permitió que el estar vivo o muerto se interpusiera en su camino.  Siempre encontraba una manera de llegar a nosotros.  Si un camino no funcionaba, encontraba otros 10 caminos.  Ahora el sonido de la Campana de Myong Hae Sunim sigue saliendo de cada uno de nosotros.  Somos las flores.

De la misma manera, cada uno de nosotros es una campana del templo, y un día también nos detendremos.  Pero por ahora, cada uno de nosotros sigue vivo.  ¿Cuál es el sonido de tu campana en este momento?  Cuando tu práctica es fuerte, tu mente clara, y tu corazón abierto, entonces el sonido de quién y qué eres se extiende por todo el Universo y ayuda a todos los seres.

Cuando se preparaba para el Inka, la conocí en el Centro Zen de Providence durante una semana de Kyol Che.  Estuvo allí durante los tres meses.  Cuando vino a la entrevista, lo primero que hizo fue reírse y le salieron tantas lágrimas de sus ojos.  Y yo ni siquiera había hecho una pregunta todavía.  El 85 por ciento de nuestra entrevista lo pasamos riendo. Se reía tanto que su frente tocaba el suelo.  La profesora jefe de Dharma nos dijo que nos calláramos porque todos querían entrar y averiguar cuál era la broma!  Sus respuestas fueron brillantes, como si estuviera directamente conectada con la mente universal del «No sé qué».

Estar con ella fue como subir a un tren de alta velocidad.  Atravesaba montañas sin parar y todos los que iban con ella tenían que hacer lo mismo.  He escuchado cientos de historias personales sobre ella ahora.  Todas las historias son sobre cómo sus mentes se detuvieron cuando estaban con ella. 

La recuerdo vertiendo hormigón en Gak Su a lo largo de los caminos de las flores para que el agua de lluvia fluyera mejor.  Ella mezclaba el hormigón  y luego miraba a su ayudante y decía: «ahora vierte».   Su cuerpo siempre tenía dolor, pero mezclaba el hormigón y nunca se detenía. 

Durante la Navidad que estuve en la enseñanza de Gak Su, ella estuvo conmigo en la sala de entrevistas.  Cada vez que un estudiante entraba, se ponía estos lentes de decoración de Navidad verde y rojo y si el estudiante obtenía la respuesta a un Kong-an, obtenía un chocolate. Si no obtenían la respuesta correcta, también obtenían un chocolate.

Un día, cuando ella vino conmigo a mi casa en Viena.  Vi que nuestro vecino había tirado latas de cerveza en el camino de entrada otra vez.  Mi mente se convirtió en una mente infeliz.  En ese momento Myong Hae Sunim me tomó del brazo y me miró directamente a los ojos, sonrió y dijo con fuerza: «¡No vayas allí!».  En ese momento todo en mí cambió. 

Hablábamos casi todos los días en WhatsApp o por Skype.  Hablábamos de las hermosas rosas o de las deliciosas mermeladas que hacía o de cómo eran su madre y su padre.  Hablábamos más a menudo sobre nuestros queridos estudiantes, y revisábamos a Kong-ans.  Trabajó constantemente para convertirse en una mejor profesora.  Pensé que era una de las mejores profesoras de Kongan que había conocido.

Myong Hae Sunim JDPSN era un Bodhisattva sin rango:  Ella estaba completa.  Estaba abierta a todas las tradiciones.  Le hubiera encantado que el obispo católico viniera a su funeral y que ambas tradiciones, el budismo zen y el catolicismo estuvieran presentes.  Le habría encantado que los gurús de la India y los rabinos y los musulmanes también hubieran venido.  El obispo y yo discutimos por qué era una monja Zen en lugar de una católica.  Pero Myong Hae Sunim no estaba interesado en ningún tipo de diferencia.  Lo que le interesaba era..:   ¿Cómo puedo ayudar?

La muerte de su cuerpo fue un golpe para todos nosotros con un enorme palo zen.  ZM Ji Kwang me dijo una vez que un bastón Zen tiene 10,000 ojos y manos.  Su muerte es 10.000 ojos y manos.  De esta manera nos ha dado el MAYOR KOAN de todos los tiempos.  Momento a  momento, ¿cuál es el sonido de la Campana del Templo?  ¿Sabes la respuesta?

Durante los dos últimos días de su vida, me envió fotos de un océano plateado brillante.  No hay palabras.  Sólo las imágenes. 

Ahora este discurso se detiene.  Sólo escucharemos las flores. «

TOLO CANTARELLAS JDPSN:

«Me gustaría decir unas palabras en forma de carta de despedida, a nuestra querida Myong Hae Sunim, agradeciéndole  su ayuda a nuestra Shanga y recordando anécdotas de su estancia en Palma.

CARTA A MYONG HAE SUNIM (Dondequiera que estés)

Querida Sunim, tengo que agradecerte el  haberte conocido en un retiro en Bori Sa donde aprecié tu genuina forma de enseñar el Koan. Luego nos visitaste en Palma de Mallorca en el verano de 2018 junto con dos estudiantes (Nicole y Raquel), visitamos nuestra hermosa isla y pude apreciar como cada momento fue saboreado por ti como si fuera el último. Disfrutaste y honraste cada flor, cada paisaje, nuestro Mar Mediterráneo…

Cuando visitaste las cuevas del Drack (en 2019), te sorprendiste tanto que no dejaste de fotografiar las formas, colores y matices de ese mundo subterráneo e irreal, tanto que incluso fuiste detrás de los guardias que nos llevaban a la salida, respetando tu entusiasmo. Prometiste llevar a tus padres, tan pronto como pudieras

También admiré tu sentido del humor, cuando paseábamos cerca de un monasterio de monjas de clausura en Palma, me dijiste: «Sabes, mi padre estaba muy preocupado por mi decisión de hacerme monja, y un día me dijo, sabes hija mía, si alguna vez no te sale bien ser monja budista, siempre encontrarás algún monasterio cristiano de monjas que te acepte».

Nos reímos de la idea de que, algún día,  en algún   monasterio budista te dieran la patada.

En ese momento, me estaba preparando para la ceremonia Inka, mientras tanto no perdimos ni un momento haciendo  combate del Dharma y tus consejos me fueron  útiles ,  más tarde.

Volviste al año siguiente para visitarnos para un JMJJ, y mi situación había cambiado. Meses antes, mi hermana había sufrido un accidente vascular cerebral del que no se había recuperado y murió a los 15 días,

Tuve problemas físicos, y todo esto se agravó por mi situación familiar como único responsable de la familia, y todo esto dos meses antes de la Ceremonia, era para m,í como  una montaña insuperable. Me dijiste  que estabas allí para ayudarme, que de alguna manera mi vida me había llevado allí, y que tenía que aprovechar esta oportunidad.

La siguiente vez que nos encontramos fue en Bori Sa, (durante la Ceremonia Inka), tengo que darte de nuevo la razón, por aconsejarme que no estaría solo,  que sentiría la ayuda de los Budas y Bodhisattvas, y así fue, parecía que era otro el  protagonista, estaba muy claro, tranquilo, concentrado y estaba disfrutando de la ceremonia. Fue para mí una gran experiencia y aprendizaje.

Myong Hae Sunim, deseo que sigas siendo feliz donde estés, pero si aún no has cruzado el Umbral de la Tierra Pura, recuerda el voto del Buda, de no cruzar el Nirvana hasta que el último ser sintiente no lo hubiera hecho, te necesitamos Sunim.

Con respeto y admiración.

Hapchang.»